llamadas-de-venta-por-teléfono

Desmitificando las llamadas de venta por teléfono

“¡Qué viene el lobo! – gritó Pedro desde lo alto de una cornisa. Inmediatamente, un escalofrío recorrió a las personas del pueblo que, despavoridas, corrieron a esconderse en sus casas…”

Dime, ¿así es cómo te sientes tú cuando tienes que enfrentarte a hacer llamadas de venta por teléfono?

Es posible que pienses que alguien te va a comer, que te van a encontrar en un renuncio y la jugada habrá acabado o sencillamente, que van a considerarte un ‘lobo’ y dejarte con la palabra en la boca.

Y si por un minuto imaginarás esto…

Atracción, seducción, enamoramiento y una conexión tan profunda con la otra persona que hace que se le pase el tiempo volando, sin ser consciente de ello.

¿De qué crees que te estoy hablando?

Pues de las canciones épicas que marcan una época y… ¡por supuesto de las llamadas de ventas por teléfono!

Porque, aunque para ti sean algo así como el ‘lobo’ en este momento, a lo largo de este artículo quiero contarte cómo desmitificar las llamadas de venta por teléfono y que empieces a disfrutarlas, ¡cómo lo haces de tu canción favorita!

 

Por qué las llamadas de venta por teléfono, ¡dan miedo!

 

¿Cuántas creencias sobre las ventas dirías que cargas a tus espaldas? Pues bien, ¡todas son mentira! Igual que casi todas las veces que Pedro asustó al pueblo, gritando que venía el lobo.

Si la venta de por sí asusta, qué te voy a contar cuando se trata de vender por teléfono.

Sin embargo, no es ni más ni menos complicado que hacerlo por cualquier otro medio.

Como yo siempre digo: Vender es fácil cuando sabes cómo hacerlo.

Por lo que, la siguiente pregunta que deberías hacerte es: ¿has aprendido lo suficiente?

Lo del teléfono, o los high-ticket, de los que te hablaba en este otro artículo, al final sólo son excusas, porque lo que en el fondo te paraliza es vender.

Así, pura y llanamente.

Con el sistema correcto de ventas, cualquier RockStar de las ventas es capaz de modular su discurso, adaptarlo al medio o ajustarlo según las necesidades de la persona con la que va a hablar.

De modo que, ¿y si dejas de centrarte en lo que NO es importante a la hora de vender y pones el FOCO en lo que SÍ puedes influir?

Aprender, practicar, mejorar, incluso cambiar tu mentalidad es algo en lo que sí puedes comenzar a trabajar… ¡incluso desde hoy mismo!

Con el tiempo, verás que el movimiento genera más impulso y tú habrás dado un salto de gigante para mejorar tus resultados de ventas.

Vender se convertirá en algo natural y voilà, empezarás a disfrutar hasta de las llamadas de venta por teléfono.

 

Convierte las llamadas de venta por teléfono en la canción de tu vida

 

Ahora bien, ¿qué sueles hacer cuando algo te da mucho miedo, o sencillamente quieres motivarte?

¡Escuchar tu música preferida! Por aquello de que amansa a las fieras, ¿no?

Entonces, ¿has pensado alguna vez por qué te gusta una canción en particular?

En primer lugar te atrae la melodía, te seduce el ritmo, te enamoras de la letra, porque apela directamente a lo que sientes en un momento dado, o te identificas con sus versos y en ese punto exacto de conexión, ¡estás vendido!

La repites en bucle una y otra vez, convirtiéndola en una canción que marcará tu vida y te acompañará siempre.

En tus llamadas de venta por teléfono ocurre lo mismo (¡o debería!)

Todas tienen que incluir los siguientes elementos para que se conviertan en un hilo musical que te represente, te haga sentir cómodo y por supuesto, cumpla el propósito de conectar con el cliente.

 

Interés

Una llamada de venta es como una conversación. La persona que hablará contigo espera que la escuchen, quiere que tú le ayudes a encontrar la mejor solución a su problema.

Por lo que, darle vueltas al cierre, acelerar el momento de hablar de precios, etc. lo único que consigue es ahuyentar al posible cliente.

Si quieres atraerlo, ¡muestra interés por su historia!

 

Atención

¿Cómo le haces sentir? Aquello que nos resulta cómodo, familiar, amigable, acogedor, es lo que nos seduce.

Nos dan ganas de seguir escuchando o hablar más con esa otra persona. De modo que, haz que tu posible cliente se sienta a gusto, que te conozca y se cree cierta relación de confianza entre vosotros.

Así que háblale como lo harías con un amigo: ponte en sus zapatos. Cuéntale qué opinas, dale algún consejo, o si viviste una situación similar o conoces otros casos, preséntaselos.

 

Rapport

Pero lo que de verdad nos enamora es sentirnos comprendidos. Encontrar a alguien que sabe por lo que estás pasando, o cómo te sientes. Alguien que está en tu misma sintonía… ¡es la monda!

Nos vuelve mucho más receptivos y despierta las ganas de saber qué nos puede aportar esa otra persona desde su experiencia.

En este caso, en tus llamadas de venta por teléfono es crucial establecer un buen rapport porque quizá a tu interlocutor le cueste descubrir tus intenciones al no poder verte.

Sin embargo, tu voz, la forma de modularla, el transcurso de la conversación o las fases de las llamadas, las transiciones entre ellas, las preguntas que le hagas, pueden ir anclando cada uno de esos momentos, de forma que la persona del otro lado se sienta acompañada.

 

Conexión

Y, ¡no podemos echarlo todo por la borda llegados a este momento!

Es lo que entenderíamos como el cierre de la venta. Es ese momento exacto en que la persona tiene claridad sobre lo que le has ofrecido, sabe que es para ella y está dispuesta a usar su tarjeta para contratarte o comprarte.

Por lo tanto, has de volverte un experto en detectar este estado de conexión para saber cuándo cerrar una venta.

Porque habrá algunas que, ¡incluso puedas cerrar en los primeros cinco minutos! Y para otras tendrás que trabajártelo más.

Aún así, grábate esto a modo de mantra: no hay venta sin conexión.

 

Ponle un final feliz a tu cuento

 

¿Recuerdas el inicio de este artículo?

Si no estás muy puesto en cuentos infantiles, déjame que te haga un pequeño spoiler…

“Subido a la cornisa de siempre, Pedro vio a lo lejos acercarse al lobo. Gritó con todas sus fuerzas, tratando de alertar a los habitantes del pueblo, que ese día estaba más abarrotado que de costumbre.

Sin embargo, nadie reaccionó. Todos siguieron con su actividad, haciendo caso omiso a las advertencias de Pedro… ¡hasta que fue demasiado tarde!

El lobo había entrado en el pueblo.”

Pero, ¿cuál es la moraleja de este cuento con respecto a las llamadas de venta por teléfono?

Que la repetición convierte una acción en hábito. Por lo que si desde hoy mismo comienzas a cambiar el chip acerca de tus llamadas de venta, posiblemente en un tiempo ni recuerdes qué era lo que tanto te asustaba de ellas.

Además, un buen Rockstar de las ventas siempre es proactivo. Y es que se anticipa, pasa a la acción, ¡y no espera que el lobo le coma!

¿Preparado para darle la vuelta y comenzar a disfrutar de tus llamadas de venta por teléfono?

Estos son algunos de los pasos que puedes ir dando para cambiar, poco a poco, el chip de las ventas y ¡dejar de tenerle miedo!

Ahora bien, si quieres contar con algo más de ayuda para lograrlo, atento a las próximas newsletter que te enviaré, porque estoy perfilando algo que te va a ayudar a crear una visión totalmente nueva y más positiva sobre las llamadas de venta por teléfono.

De modo que, si aún no te has suscrito, hazlo ahora desde aquí.

descarga mi ebook y aprende a romper con

las objeciones de clientes

 las objeciones de tus clientes

Apúntate al training gratuito

Cierra tus ventas como los referentes de tu sector

Consentimiento

¡Enhorabuena, ya estás apuntado!